Las Guerras Pelochas: Episodio XXXVII

crónica de madrugada por Maro

La noche del martes nos sorprendió con una fiesta francesa. A santo de qué no lo sabemos. La cosa consistió en escribirse poemas, comer crêpes y poner un par de canciones con el estribillo en francés, tipo Lady Mermelade o Voyage, Voyage. Después, cuatro horas de la misma basura pachanguera de siempre. Fiesta francesa, el concepto.

Lo que dio de sí la fiesta lo tenéis explicado en el minutado de Viruete, que se la tuvo que tragar entera, el pobre. Si hay que destacar algo fue el papel de caballo desbocado –con permiso de la expulsada Míriam– que tomó Anabel, que bailó encima de la mesa, sobó y persiguió a Igor como gata en celo y que, en fin, lo dio todo.

Captura de pantalla 2013-04-10 a las 01.15.24 (2)

Pero hacia las 6 de la madrugada, cuando Viruete y las personas de bien ya dormían y solo unos héroes aguantábamos en el minutado (porque la actuación del DJ de hoy hace que tenga dudas sobre la reinstauración de la pena de muerte), pues nos hemos encontrado de golpe con Sonia llorando caminando junto a Igor en el salón, amargada por su relación con Kristian. No hemos visto nada de lo que ha pasado realmente, solo tenemos la conversación entre ella e Igor, que ha ido más o menos así:

Sonia llora. Ella le dice a Igor que Kristian le exige mucho, que él hace lo que quiere y que cuando ella hace algo que él hace normalmente sólo ve lo malo de ella.

Igor le dice que Kris tiene un punto infantil y menos maduro, pero que sabe que él la quiere mucho y que no se lo tenga muy en cuenta.

Sonia se queja: — él es capaz de acercarse a todo el mundo para hacerse una foto, hacer unas caricias y a mí no me hace ni caso.

Dice que “le jode viva” la actitud de Kristian.

—Yo soy capaz de dar los pedales pero cuando estoy cansada tiene que darlos él. Y hay días que estoy muy cansada. Él no se da cuenta. Después de lo de París [se dedicaban unos poemas en la habitación azul en una especie de mesita de un imaginario restaurante parisino con un cutre decorado de la Torre Eiffel de fondo] desapareció completamente, pero yo tengo que aguantar jueguecitos con las chicas nuevas, fotos… ¿Por qué no me merezco un guiño, un baile o algo?

—Y lo peor es que cada cinco días estamos en lo mismo.

Igor comenta: —Yo veo temas de él como el de la inseguridad. Es un chaval algo inseguro y estas cosas no tienes que tomártelas tan mal.

Sonia: —Y todo lo que hago por él lo hago porque quiero pero luego hay momentos que me parece increíble que no se dé cuenta de que hay cosas que no están bien para mí cuando yo sé todo lo que le molesta. Él no se preocupa de lo que a mí me molesta.

Sigue: —Es inviable, con Raky se da dos abazos y todo vuelve a rodar, conmigo… es inviable. Yo en las relaciones de amor no tengo orgullo, no soy de las que hasta que no me pida perdón no le dirijo la palabra. Pero Kristian luego me da una caña que no se la da a nadie, es super crítico conmigo y me hace daño.

I: —Sabes que como hablas conmigo no puedes hablar con Kris, yo tego una paciencia diferente. Aunque tú creas que él es responsable y seguramente tengas razón, lo que tienes que hacer es hacerle poner en tu lugar.

S: — Pero si es lo que hago, y no es capaz de ponerse en mi lugar. No cambian mis sentimientos pero me entran una serie de miedos…

—Que esté con Yessica, que la ponga a bailar, a mí no me afecta. Pero él me ve algo y se pica y empieza a tratarme diferente. Le dije antes “ven” y él me ha dicho: “luego, luego” ¿Por qué me hace este desprecio a mí, si ha ido a todo el mundo que se lo ha pedido…?

—No se me ha acercado en toda la noche. Y le pregunto y me dice que por algo será.

—Me van haciendo daño pequeñas cosas. Si no lo quisiera como lo quiero… A mí hay parejas que me han hecho un feo y no me han vuelto a ver el pelo. De no cogerme el teléfono he dejado a gente…

—Y eso que precisamente hoy Kristian me dijo: “siento no decirte las cosas como deberia” y yo me dije: ¡perfecto! ya empieza a entenderme. Pero ha sido empezar la fiesta y ¡ciao bambina!

I: —Seguramente le costara más y seguramente tiene estas reacciones. El cariño es paciencia hay momentos mejores y peores.

S: —Pero es que son pequeñas chorradas pero… Mira, voluntariamente hago los crêpes [los crêpes los han estado haciendo ella y Argi], de acuerdo, pero coño Kris acércate y da las gracias. Que no lo hagan los demás vale, pero al menos tú…

Sonia solloza un poco y se funde en un abrazo con Igor. Parece que la conversación ha terminado porque el vasco dice que se va a despedir de Argi. Sonia entra en la habitación, sola.

Ya sé que estáis esperando que ahora siga el desarrollo de esta conversación con Kristian pero la cruda realidad es otra: Kristian está muy perjudicado.

Kristian se encuentra mal y aparece ya no Sonia sino la Doctora Walls: —¿tienes fiebre? ¿te traigo un vaso de agua? ¿colirio?

Kristian hace la pregunta de la noche: –¿Qué hora es? No, no lo dice en broma, lo vuelve a preguntar una segunda vez. La doctora como que se sonríe. Acto seguido le da aire con la sábana, y luego con un cartón o algo parecido. El madrileño está bastante tocado, casi en posición fetal y emitiendo sonidos guturales del tipo –Arghhh… –Offfff…

Ojo, cambio de plano hacia la cama en la que duermen Gonzalo y Susana. [susargismo warning!]

Parecía que estaban dormidos, pero no. Ha habido un ligerísimo movimiento y el cámara ha estado ahí ganándose el sueldo. Gonzalo se gira para quedar frente a Susana y sin dejar que corra el aire entre ambos. Se mueve una mano por debajo de la sábana y parece que le empieza a acariciar la espalda o la pierna. U otra cosa. Tranquilidad, Susana no cae en la tentación, se revuelve un poco y se gira, quedando en posición horizontal. Derrotado, Gonzalo se gira también y quedan casi espalda contra espalda.Captura de pantalla 2013-04-10 a las 06.45.35

Cuando la cámara vuelve a la cama de Kristian, este está ya plácidamente dormido. ¿Y dónde esta Wall(y)s? Pues en su cama, no sabemos si dormida o dándole vueltas a la cabeza.

Captura de pantalla 2013-04-10 a las 06.47.06

Y como pasa siempre en las madrugadas, el relato termina así de abruptamente. Cuando la gente cae, cae de golpe.

Apuntamos esta Guerra Pelocha en el haber hasta la próxima que según la odontóloga será dentro de cinco días. Estén atentos a sus pantallas. Y no sean diurnos.

Acerca de Maroto

Imagen de perfil de Maroto
Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.
Abrir la barra de herramientas