La Famiglia

el-padrino1Haciendo un poco de recapitulación de los dos meses que llevamos de blog al hilo de las 200.000 visitas, pensaba ayer que quizás cargamos demasiado las tintas con Sonia. No es que no se merezca ser criticada, pues al fin y al cabo está en un reallity y está expuesta a eso, pero sí pensaba que el volumen de críticas estaba algo descompensado con otros concursantes que quizás también merecerían su monográfico, como podrían ser Kristian o los gemelos.

Así que me propuse personalmente dejar de hablar de la canaria, que ya sé que tanto Obsy como Teli tienen sus plumas bien cargadas en este sentido y yo intentaría compensar el sesgo hablando de otros habitantes de Guadalix.

Y es que en el fondo, y lo digo sinceramente, Sonia como concursante es muy valiosa: provoca filias y fobias, tiene su estrategia, su carpeta, su antagonista, sus locas megafoneras… Se le puede decir de todo menos que sea un mueble.

Pero tiene también, ay, a La Famiglia.

Como si esto fuera la segunda parte de El Padrino y tomando el relevo del post de Teli de ayer, La Mamma, hoy hablaremos del clan Walls –no de Sonia– que me parece que están haciéndole un flaco favor a la concursante canaria.

La primera que liaron fue montarse una teoría de la conspiración, según la cuál, Telecinco se había propuesto hacer la vida imposible a Sonia como castigo por no haber facilitado al programa el teléfono del ex de Sonia, el famoso doctor en Uganda.

Acusación poco menos que estrambótica pues con dos clics en esto del Interné tienes hasta el modelo y talla de calzoncillos de quien te apetezca, y los datos del mentado doctor no iban a ser menos: estaban al alcance de cualquiera. Ahí el hermano Walls tiró la piedra y escondió la mano pues cuando se le pidieron detalles concretos –creo que fue el camarada de La Heskoria– no tuvo otra que recular a la chita callando.

Luego vino, y cágate lorito, la petición de cuestación popular para costear a los megafoneros que van a Guadalix a dar gritos de ánimo –o no– a Sonia. Cabe decir que, a parte de ser en sí misma una estupidez de la altura de un campanario, lo que están provocando especialmente en Sonia tantos gritos del exterior es una sensación de desasosiego pues no sabe ya qué creer ni a quién. La semana horribilis de ella con el tema de Igor, esos mensajes la hundieron aún más.

Y no se vayan todavía, que aún hay más. Del entorno wallista aparece ni más ni menos que la petición de expulsión disciplinaria de Igor por dar información del exterior. Si bien la iniciativa parece que no nace del entorno familiar, se ocupan de hacer sus correspondientes RT.

RT Walls

Y es que te tienes que reír. Sonia es indudablemente la persona que más información ha recibido del exterior. Empezando por su famoso código de la ropa, luego por las megafoneras presuntamente costeadas por los fans. También, con esos SMS con mensajes encriptados en las dedicatorias de las canciones en la radio. Más tarde con la irrupción de Miriam. Y ayer ya, para acabarlo de rematar, con la aparición de una Noemí Merino, tan cabra loca como siempre, contando la Biblia en verso.

Que desde el entorno wallista ni siquiera haya un atisbo de queja por la información del exterior es sencillamente una tomadura de pelo.

Y para guinda del pastel, y de forma transversal a todo lo anterior, tenemos la participación de la familia Walls en las redes sociales, especialmente en twitter.

Yo ya había visto así de refilón algunos encontronazos del hermanísimo Sésar con gente como el Gato o La Heskoria, pero tampoco le presté demasiada atención.

Hoy, el que ha empezado cubriéndose de gloria ha sido el jefe del clan, que al acabar el DBT, le ha enviado una retahíla de tweets, a cual más peculiar, a Belén Rodríguez, que como sabéis adopta en el debate el papel de susanista y antiwallista igual que otros colaboradores ocupan otros roles.

Entre otras cosas Belén Rodriguez dijo que Sonia había pedido la cena romántica con Kris porque se veía amenazada por la presencia de Igor y que estaba convencida de que el día que saliera nominada pediría la tan ansiada por su partenaire hora sin cámaras. Vamos, que dejaba caer que sus avances en materia sessuá con Kris dependían más de una estrategia que de su hamor berdadero.

Pues bien, eso no sentó nada bien a papá Walls. Os pongo miniaturas de los tweets y el premio gordo que es el sexto, también a tamaño completo.

rwalls1 rwalls2 rwalls3

rwalls4 rwalls5rwalls6

Este último es el bueno:

foto walls

Brutal.

Y en estas que estaba uno de risas con estos tweets y se me aparece el mismísimo Sésar Walls.

mi captura

Ha sido un visto y no visto. Me ha dejado el recadito y va el tío y veo que me ha bloqueado. Con la ilusión que me hacía a mí guardar el tweet en mis favoritos –y si pudiera, enmarcarlo– y me tengo que conformar con una capturilla de pantalla. No somos nada.

Yo no soy nadie para dar consejos pero sí me voy a permitir una pequeña reflexión: no se le hace ningún favor a ningún concursante adoptando una actitud de hoolligan de las redes. GH es un circo, puro entretenimiento cimentado en nuestros deseos de mirar por el ojo de la cerradura y de poder rajar a gusto de lo que ahí vemos y a la vez pegarnos unas buenas risas. Rasgarse las vestiduras después de 14 años porque el programa es como es no solo es absurdo sino también estúpido. Ha sido, es y será así. A quien no le guste, sencillamente que no se presente al casting.

Por mi parte, dar las gracias al clan Walls que me han salvado la noche pues no tenía mucha idea de lo que escribir hoy. Grasiah chicoh.

Y a vosotros, calcetineros, pues que aquí seguimos, a por las 300.000. Mañana os espera un ladrillo de Obsy que promete ser inmenso.

Buenos días y no olvidéis ser malos.

Acerca de Maroto

Imagen de perfil de Maroto
Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.
Abrir la barra de herramientas