Líbreme GER de las aguas mansas

ladrillo obsy txikiBuenos días, excelsos portadores de funditas para los pies!!

(Esto es un saludo para calcetineros guasones)

Nadie nos ha hecho caso. Ni a Tomás Blanco ni a mí. Es lógico: Lucía nos lo ha puesto muy difícil. Su chonismo guerrillero ha contribuido a opacar la pátina macarra de su oponente, que anoche disfrutaba del espectáculo travestida de señorita. Toca levantarse al torero y ella, que se ha reconvertido en la sosías de Lupe Sino, ha mutado en chica alegre-arrepentida-con-pasado-convulso y aspiraciones que quiere ser psicóloga de prisiones. Tela marinera. Y el torero, cada vez más embrujado, se lo cree todo. Demasiados días a dos velas y menudos meneos de culo, cabe suponer.

Paulita tiene cinco mil registros. El de novia enamorada en tiempo récord –o formación de carpeta exprés– se lo jodieron para nuestro regocijo. Así que asumió el de víctima, que hasta cierto punto era creíble porque la realidad es que la presencia de Lucía le rompió los esquemas, es decir, sus planes en tiempo récord. Pero los que viven con ella la han calado, así que se ha reconvertido en la hermanita fiel… que se la pone dura al torero entre carcajadas de helio y lagrimillas de emoción. Ya dije en mi anterior ladrillo que la falsa rubia no tiene un pelo de tonta, aunque lo sea a largo plazo y ya argumentaremos esto cuando toque. La rebuznadora se echó las manos a la cabeza cuando vio en qué consistía la prueba de la inmunidad. La trufa dulce era distinta. Y Paulita se dio cuenta, naturalmente. Confirmado por ella (ver el minutado) y adivinado por mí minutos antes.  Aprende Loli, afisioná.

Obsy   unaobservadora    Twitter
Tiembla, loli

De todas formas, no es día para dedicarle tantas letras a Pauli. Sí para remarcar que tiene demasiados tiros dados, que le da mil vueltas al gitano, a la mora y al mismísimo Fran. Las cornás que da la vida, con permiso de Azahara, que por cierto llora cuando los primos le cantan el Torero de Chayanne. Sin palabras. De momento la pegabuelas vive sus días de gloria. Más dura será la caída, chata.

Aprovecho para pedir al nuevo montajista –al que piropeaba la semana pasada, sí– que corte y pegue algunas de las perlas de Paula. Como no lo hace yo dejo una aquí.

(No sé a quién debo agradecer la autoría de este vídeo. Yo lo conseguí en un tuit de @laheskoria)

El caso es que salió Lucía porque Paulita no entraba en la pugna. Desde mi punto de vista el porcentaje fue escandalosamente alto e inmerecido. Esto me lleva a pensar que votó masivamente la Asociación de Damnificadas por los Chulos de Barrio junto con las Abnegadas Madres de Hijas Díscolas Redimidas. Y entre puta y puta taconazo: Merceditas no la castigó porque los desórdenes de la pasión suelen ser atenuantes y eso algunas mujeres lo sabemos muy bien. Como concursante fugaz no queda más remedio que agradecer a Lucía su paso por la casa. Yo hasta pediría una repesca. La presentadora fue clemente con ella, incluso maternal. Tiene lógica y hay que tirar de refranero: líbreme GER de las aguas mansas y tal…  Sin embargo el comportamiento del público fue lamentable. Ya se sabe que estos se venden por un bocata de chóped.

A esta rebuznadora le encantan los kamikazes. Conviene aclarar que sólo en este ámbito. Y así es como se comportó Lucía… por amor. Ella fue a por lo que era suyo, lo peleó y aparentemente venció. He disfrutado durante quince días de su chulería y mantengo que son los mediocres los que joden el universo, los que aplauden cuando se humilla en público al reo, los que abuchean y los que hunden al prójimo o lo intentan, porque ellos son incapaces de destacar. Prefieren el bocadillo de chóped, el dame pan y dime tonto. Pues eso: tontos de remate. El bocata siempre de jamón ibérico con su aceitito y su poquito de tomate restregao. Después de este alegato insulso sólo me queda desear lo mejor a Lucía y gritar un sentido vivan los chulos (en Guadalix, of course). También le pediría que se cambiara de pendiente, si puede ser.

B0GzV3pCUAQrJ_b
Ríete, pero un levantamiento de ceja mío vale por 50 culazos tuyos, pazguata

En definitiva, que hemos vuelto a dejar el asunto en manos de otros y Jonnhy sigue formando parte del atrezzo. Toca joderse. Aunque primo Jonnhy sea un buenazo que cae bien, no da más de sí. Prima Yoli lo ha convertido en su muñeco hinchable pero ni siquiera cumple con las funciones atribuibles a estos artilugios, si bien esta humilde y retorcida enladrilladora imagina que el colchón de su cama debe estar taladrado a estas alturas. Por otra parte, ayer, cuando se enteró de su salvación, su primera reacción fue entonar su grito de guerra (primoooooo) y abrazar a primo Juanma, del que parece depender a veces de manera patológica. No sé si dejarlo en amor fraternal o echar leña al fuego y catalogar esta relación como “homoincestuosa”.

Juanma, por su parte, avanza lento pero seguro con la futura lideresa del PACMA. El episodio de los lloros y lamentos tras ser atacada  por los primos con la copla de Chayanne  (¡¡!!) es inenarrable. Eso sí, terminó en besos y abrazos que es lo que la rubia buscaba: una excusa justificada para sentir la piel del macho barbudo sobre sus angelicales rizos sin que el DJ que la espera fuera se mosquee más de la cuenta. Pero no cuela. Ni esto ni las negaciones constantes de Azahara, que es como mi tía Juanita. El no sé, no puedo, no sirvo con vocecita almibarada va por delante. ¡Tan femenina, tan apocada y tan dulce! Cuánta humildad la suya… que puede con todo y consigue lo que quiere, hasta que le compren soja con un presupuesto ridículo. Una pena que los primos sean taurinos hasta la médula, pero si hay que renegar de Chayanne para recibir a la rubia a puerta gayola, se reniega de lo que haga falta. Y esto último es un intento de metáfora, que la insoportable enladrilladora devora las crónicas taurinas con fruición porque suelen ser joyas literarias.

Sin título
Gracias, Chayanne
B0I0TmzCAAAzyOm
Bocadillo de primos relleno de Azahara

¡Súper! Un pasodoble para Azahara y levantamos la edición.

De lo demás y los demás, debo confesar que me da cierta pereza alargar el ladrillo, señal inequívoca de que la edición no está siendo lo que desearía. No encuentro la suficiente motivación. Es más, es preocupante el tono paternalista del súper. Hasta Mercedes se ha vuelto blanda. Ellos mismos lo son. Anoche se arrancaron en un rifirrafe en el que el irritante Vitín se enfrentó a prima Yoli. Terminaron perdonándose todo. El amigo  gangoso de Omar carece de cualquier atisbo de carisma y tiene la mala leche del acomplejado, del cojo y del enano, que diría mi madre, pero no quiero ofender ni a los cojos ni a los enanos mentándolos (de mentar) junto a Vitín. Misógino empedernido, todavía arrastra el rechazo de la prima bajita, que por cierto es la única que le echa cojones al asunto, aunque  Alejandra la censura y no deja que florezca como podría y debería. El caso es que la presencia gangosa de Vitín es tan irritante que sólo es interesante cuando lleva el pulpo en la cabeza. Como además es cobarde, la enladrilladora, poseída por el espíritu de Loli que ha decidido limitar sus visiones a asuntos que no incumban a Guadalix, intuye que el pagafantas no se expondrá a la expulsión llegado el momento. Convencerá Inducirá a Omar –que es más chulo que una gamba y la chulería ya se sabe o si no que le pregunten a Lucía– para que vuelva a salir a la palestra. Por el amor de su novia, que espera fuera intranquila, claro. Es sólo una hipótesis. Veremos. En cualquier caso Vitín carece de atractivo de cualquier tipo y en esto me da que el sufrido contribuyente, digo votante –aficionado o yonki– coincide. Justo mientras redacto esto escucho de fondo sus intrigas gangosas y quizá sea el motivo por el que me está dando una especie de bajón literario mientras redacto este panfleto infumable. Es más, las intrigas, rifirrafes o estrategias verbalizadas por Vitín carecen de cualquier atractivo.

No sufráis que la desgana no me impide arañar un par de párrafos y además han cambiado de plano.

Quiero aprovechar mi púlpito en Calcetineros para agradecer al apoderao sus intrigas. Así sí. Claro que no es lo mismo lidiar a un puñado de vaquillas mansas que a una manada de miuras. Para Fran, que domina el arte de la muleta, es pan comido. Durante la fiesta de las carpetas se empleó a fondo con Paulita y a ella no le quedó otra que fingir una borrachera para quitar hierro al asunto. Sobria, tendría que haberlo mandado a tomar por culo ya que la acusó de falsa con una tranquilidad maravillosamente insultante o insultantemente maravillosa. Así que optó por fingir una borrachera suprema a pesar de que la copa permneció durante casi toda la fiesta llena. Acabó con el labio partido. También Alejandra se jodió una rodilla. El realizador tuvo la amabilidad de no enseñarnos nada, para variar, pero de momento los cambios de plano nos permiten ir atando cabos. A Fran le debe preocupar lo que decía más arriba: Paulita busca nueva carpeta, esta vez cocida a fuego lento para que no sea tan evidente su estrategia. Que morirse de amor dos veces seguidas es difícil de vender. Y le ha tocado a Luis, que va de Quijote. O de Manolete (con Lupe Sino). Para más información sobre esta comparación hay que guglear a los protagonistas. No, a estos no: a los consagrados. Yo es que ya veo la boda en la portada del Hola y me emociono. Eso sí, de acompañar a Luis a hacer las américas que se olvide que lo mismo no la dejan entrar por sus antecedentes. Ha habido otros casos similares en la historia, no sé si porque a los toreros les gusta el riesgo o porque están emocionalmente capados (interprete el lector como desee esta última afirmación, la rebuznante considera que los riesgos de algunas profesiones forjan caracteres especiales).

Nota: mi  excelso compañero de blog @grasamarrón discrepa. Piensa que el torero y el apoderao lo tienen todo pactado entre ellos, es decir, juegan a poli malo y poli bueno: toreriyo queda como un caballero andante mientras él anda haciendo la cama a todo quisqui. Podría ser.

Y ahora sí que termino, no sin celebrar el golpe de Shaima al entrar en la sala de expulsiones: “mora y gitano”, zampó en directo.  A pesar de mis quejíos de arriba considero que esta semana tampoco habría que expulsar a nadie. Todos parecen siempre a punto de explotar y lo hacen de manera puntual. Quizá aquí resida el encanto de esta edición; o todo lo contrario, ya que entre pico y pico debemos esperar demasiados tiempos muertos. En cualquier caso la enladrilladora mantiene que Shaima es una concursante muy valiente. Jamás lo verbalizará porque el factor cultural pesa mucho, pero su intención es precisamente huir de esa cultura a veces tan injusta, de manera especial para las mujeres. Ella tiene carácter y es una joya porculera que nos deleita trayendo y llevando o nominando con los ojos morunos inyectados de odio al grupo de Vitín porque la obliga a lavarse las manos…

 

Hale, sayonara.

Acerca de Obsy

Imagen de perfil de Obsy
Enladrilladora oficial de la Calcetinería. Un coñazo, pero en tuiter no me dejan pasar de 140 caracteres y aquí sí.
Abrir la barra de herramientas