cepeda guitarra 2

A veces, Luis Cepeda

Has leído el título del artículo, has leído “Luis Cepeda”, y has pensado algo, bueno o malo. Se te ha despertado ya un sentimiento, de rechazo o de cariño, y entras con algunos (o muchos) prejuicios a leer esto. Él es así, no deja indiferente a nadie.

Cepeda empezó el camino Operación Triunfo de forma magnífica, todo el mundo sabe lo que cantó en la primera gala, todo el mundo aplaudió. Disfrutó esa noche, sintió que ese era su lugar, que estaba haciendo lo que realmente le gustaba. Se notaba en su cara: interpretación, sentimiento, voz. Todo perfecto. Seguridad en el escenario, aplomo. Nada podía hacer intuir en ese momento lo que estaba por venir. Después de una actuación más bien pobre con Reggaeton Lento, llegó Complicidad. Y se torcieron las cosas. Fue el punto de inflexión en cuanto a actuaciones en galas se refiere, y empezaron las nominaciones encadenadas.

CEPEDA NOMINAT
Acatando el veredicto del jurado.

Este bucle infinito de nominación-salvación lo ha llevado a una situación muy complicada y criticada, el “siempre se mueve en el mismo estilo”. Ya se sabe, esto es un tópico de OT. Los concursantes tienen que ser versátiles, les ponen cada semana retos y tienen que mostrar que son capaces de adaptarse y superarlos. A pesar de que esto tenga tanto peso en el concurso, la verdad es que nadie espera que un cantante de rock suba al escenario y cante algo de reggaetón. Lo que sí se espera es que cante bien, muy bien. Lo que la gente espera de Cepeda es que cante como cuando está solo en ese box en la academia, que haga un pase como el de Mi Héroe, que consiga en la gala el pase perfecto. Ahí es donde llega el verdadero problema que está arrastrando durante su concurso: no da con la tecla en el programa semanal. Quizá sean los nervios, la presión o el miedo a volver a fallar, seguramente sea una mezcla de todo. Cada semana vuelve a la academia lamentándose por no haber hecho lo que sabe hacer y, aunque lucha para que no vuelva a ocurrir, todavía no ha podido salir satisfecho de una gala. En esta situación es fácil preguntarse por qué un concursante al que hasta ahora le ha podido la presión del directo merece seguir en la academia, pero la respuesta es todavía más sencilla si analizamos un poco más a Luis.

Empecemos por la primera crítica que tuvo que enfrentar: la actitud. Durante las primeras semanas veíamos a un Cepeda que no se acababa de implicar en las clases, muchos profesores tuvieron quejas al respecto. Desde hace otras tantas semanas, Cepeda ha cambiado radicalmente. Aprovecha todas las lecciones, se esfuerza y lo da todo (ya son famosos sus bailes con dudosa habilidad). Se ha adaptado perfectamente a la programación de la academia y aprovecha todo lo que los profesores le intentan enseñar. No solo sigue las clases, ha empezado a disfrutarlas. Ya nadie puede decir que es un mal alumno.

Si nos fijamos en su recorrido, podremos observar que le han dicho que no muchísimas veces. A pesar de ello, sigue ahí, sin rendirse e intentando luchar por esa corazonada que le decía que valía para la música, que tenía que presentarse al casting que quizá ya le ha cambiado la vida. Y no está siendo fácil. El jurado lo nomina semana tras semana, los profesores nunca lo han salvado y sus compañeros tampoco. En este contexto de rechazo continuo tiene que pelear cada día por intentar abrirse para interpretar, pero también para mostrarse como persona. Es sin duda su gran reto en la academia, no en vano él mismo ha afirmado que son las clases de los Javis en las que siente que más está aprendiendo. Cada semana es más evidente la evolución en ese aspecto.

DRwIhfoX0AE2NCO

Una de las críticas más duras que ha tenido que enfrentar ha sido el “no nos llegas”, lo ha escuchado decenas de veces desde que está en el concurso. La realidad es que el día de la gala no es todo. El propio programa permite votar cada día de la semana y los profesores tienen la posibilidad de salvar a un concursante (suelen hacerlo teniendo como criterio el trabajo semanal). Es decir, el día a día cuenta muchísimo en Operación Triunfo, y es ahí donde es posible ver momentos de Cepeda que enamoran, donde llega y transmite. Solo con una guitarra o incluso al piano, emociona. Así se ha ganado a su público fiel, el que lo lleva acompañando desde la primera nominación.

Cabe destacar también el hecho de que sea totalmente autodidacta: ha aprendido a componer y a tocar la guitarra con videotutoriales, una muestra más del empeño y la voluntad que tiene por hacerse un hueco en el mundo de la música. Y es que él mismo afirmaba en su vídeo de presentación que aunque estudió una ingeniería, es la música lo que le llena completamente. Su habilidad para, por ejemplo, conseguir sacar canciones al piano sin saber tocarlo demuestra que no es solo pasión, tiene madera de músico. También se ha mostrado como compositor, faceta que han podido descubrir los seguidores del canal 24 horas. Aquí interpretando el tema que ha compuesto en la academia:

Luis es un tío humilde y sencillo. Son varios los profesores que han apuntado estas virtudes, que además encajan con lo que él mismo quería transmitir, por lo que se puede entender también que es una persona transparente. Todos estos son valores que se agradecen en un concurso de televisión, no son pocas las veces en las que hemos podido observar que el ego se acababa comiendo a algunos concursantes. Cepeda se salva cada semana, pero sigue siendo el mismo chico del principio y sigue sufriendo con cada nominación como si fuera la primera, pensando que quizá sea el fin. No se le ha subido a la cabeza y además no es competitivo con sus compañeros, demostrando ser una persona muy noble. Está feliz y muy agradecido por poder vivir lo que es un sueño para él y siempre deja claro que llegue hasta donde llegue, toda la experiencia habrá sido un regalo.

cepeda guitarra 2

A pesar de que algunos se empeñen en afirmarlo semana tras semana, en este concurso, para bien o para mal, no todo es la música. Quizá esa sea una de las cosas que más le perjudican. Quizá lo más fácil es ver en Cepeda a una persona cerrada y muy complicada. Aunque es innegable que descubrirlo no es tarea fácil, no es para nada erróneo a estas alturas de concurso afirmar que detrás de esa fachada y de todas esas barreras, se esconde una personalidad que ha enganchado a muchísimas personas y que hace que lo defiendan a capa y espada. Si se hace ese esfuerzo, si se intenta entender y fijarse en los detalles, se puede ver el brillo en sus ojos el día de la firma. Se puede leer en su cara la ilusión de salir entre los tres favoritos del público. La gran capacidad para aceptar críticas, que en algunas ocasiones han sido de todo menos constructivas. La emoción de un hijo escuchando a su madre decirle que está orgullosa de él, y todo lo que esas palabras de ánimo y aceptación significan a pesar de desconocer los detalles de su vida privada. El compañerismo latente en las nulas quejas a pesar de que los otros concursantes jamás lo hayan salvado. El agradecimiento al público que sí lo ha hecho semana tras semana.

cepeda

Cepeda ha entrado en OT contra todo y contra todos, por eso es constancia y perseverancia. Es la actitud de luchar por lo que uno quiere sin que importe lo que digan los demás. Es curioso ver como siendo uno de los concursantes más criticados por no tener una voz espectacular consigue dejar sin palabras a sus detractores cuando coge una guitarra, compone algo y lo interpreta. Y es que a veces no es necesaria una gran voz, ni grandes escenarios. A veces ese cantautor en un bar a media luz te dice más que el mayor espectáculo del mundo. A veces unos acordes te llegan, sin que puedas entender nada. A veces, Luis Cepeda.

8

Acerca de Lena

Tuiteando "Cepeda se queda" desde el 22 de octubre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 comentarios

  1. Muchas felicidades a Lena por este artículo. A mí, que no soy cepedista, me parece, sobre todo, muy honesto. Honesto en el sentido de que no me intenta vender una moto de calidades, de afinaciones, sino que sencillamente muestra los subjetivo que es este mundo de la música mezaclado con un reality en el que de lo que se trata es de emociones. A mí Cepeda no me gusta pero me gusta mucho este artículo 🙂

    1
  2. Maroto! Que bonito volver a tener entradas en el blog con opiniones basadas en un 24h. Que recuerdos y que sensación tan familiar la de entrar al enlace del blog que encuentras en twitter mientras desayunas 🙂
    Y a ti Lena, gracias por poner juntito y con tanto cariño todo lo que hemos ido descubriendo de Luis durante los dos meses que llevamos de programa. Ojalá podamos seguir conociéndole durante lo que queda de programa!!

    4
  3. No has podido plasmar de mejor forma, lo que siento y lo que me hace sentir; A veces, Luis Cepeda.

    3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas