Ana Guerra, montaña rusa de emociones

Esta última semana comenzó con gran dificultad para Ana Guerra.

''Por debajo de la mesa'' Gala11
”Por debajo de la mesa” Gala11

Tras una gala llena de emociones de todo tipo, Ana llegó a la academia envuelta en un mar de lágrimas. Afirmaba sentirse desconsolada tras lo ocurrido durante la valoración de uno de los miembros del jurado, la marcha de su gran amigo Roi y su segunda nominación consecutiva tras haber sido salvada por el público, esa misma noche.

Noemí consuela a Ana durante el chat
Noemí consuela a Ana durante el chat

Tras una mañana de Martes tratando de recomponerse, con el apoyo de sus compañeros y las palabras de Noemí, que como pilar fundamental de los concursantes, y como siempre, con total franqueza, trató de hacerle entender que no había por qué darle más importancia de la que tenía y que debía venirse arriba, y enfrentar su próximo tema con la fuerza suficiente, como para hacer de él, otro gran número de Ana War.

Afortunadamente, durante el transcurso de la semana, hemos podido ir viéndola más animada.

Ana observa atenta
Ana observa atenta

Tras lo ocurrido, hemos podido reflexionar acerca de cómo en muchas ocasiones, tratamos de exprimirnos al máximo para dar todo aquello que creemos que esperan los demás de nosotros, e incluso a veces, dedicamos toda nuestra energía en ello y olvidamos que aquello por lo que estamos luchando, lo estamos luchando por y para nosotros en primer lugar.

Y esa necesidad de satisfacción personal y de que nuestro trabajo supere las expectativas de quien tenemos al lado es algo que, pese a que se pueda fácilmente criticar tal como se ha hecho, injustificadamente, con las lágrimas de Ana, todos y todas hemos sentido y sentimos en muchas ocasiones.

En su caso, ella ha dejado constancia de que posee talento de sobra como para hacer de su carrera, una carrera bonita y prometedora, pues siempre que trabaja con la música, la siente, se emociona con cada movimiento, lo hace suyo, lo interpreta, le pone su toque personal y hace de cada canción una historia que te engancha conforme te la va relatando.

Pase de micros
Pase de micros

Me atrevería a decir que Ana tiene un don singular para cantar, no solo con la voz, sino también con la mirada.

No todo artista es capaz de trabajar su música desde dentro. Desde un lugar donde la voz pasa a ser un instrumento a través del cual poder expresar los sentimientos con gran intensidad. Intensidad que sí puede jugar alguna mala pasada técnicamente hablando y que sí es posible de trabajar, pero gracias a la cual, Ana tiene un ejército de personas que no pueden evitar dedicar unos minutos de su tiempo a diario para escucharla, y otros tantos para prolongar su formación en la academia y ayudarla a llegar a la final.

Componiendo al piano
Componiendo al piano

Dicen que la emoción es lo único que no se puede comprar en la vida y lo que ella todavía no sabe, es que nos la regala casi a diario, sea bailando, cantando, sentada al piano componiendo, improvisando guitarra en mano o tocando esa preciada flauta travesera curtida ya en mil y una batallas.

Es Ana, oh na na.
Ensayo con bailarines

Ana, nunca olvides que hay quien dice que el privilegio en la vida es ser quien verdaderamente eres y que, por ello, ser auténtico es triunfar.

La noche del pasado lunes, de nuevo, nos emocionamos con la autenticidad de Ana Guerra; valóratela, cuídala, trabájala, pero jamás dudes de ella porque es maravillosa.

1

Acerca de Alicia Martinez

Albaceteña, futura jurista y amazona de doma clásica✨↩ M.G. ComentandOT, apoyandOT, bikineandOT. ❤🎤
Ir a la barra de herramientas