paula

Canibalismo

El grupo estaba siendo perseguido y cada vez les quedaba menos tiempo para llegar a su destino. Durante varias semanas los conflictos y problemas iban en aumento, con la misma proporcionalidad, el grupo descendía en número. Las opciones iban y venían y sus decisiones les podrían encumbrar a lo más alto, a la supervivencia o a ser comido sin ningún tipo de piedad, ética o moralidad.

Lo más gracioso (si es que puede haber algo gracioso), es que estas personas se encontraron por azar (eso pensaban ellos) y juntos comenzaron, un camino lleno de pruebas y juegos peligrosos.

Pasaron unos días y enseguida hubo un desertor. Un mexicano de cuyo nombre no quiero acordarme, viendo lo que se le venía encima decidió abandonar el grupo y continuar su viaje por sí mismo. (Nunca más se ha sabido de él)

Algunos apenas tuvieron tiempo para conocerse. Y fueron abandonados a su suerte cuando el grupo tuvo los primeros problemas. La primera víctima fue un tal Paco. Sobresalía por su altura, su pelo rubio teñido y su mala costumbre de hablar de mujeres, en momentos tan rudos por los que estaban viviendo. Se encontraron en un lugar sin salida y lo ofrecieron como cebo y alimento a sus perseguidores. Gracias a esta distracción temporal, el resto pudo salir indemne de tal terrible situación.

Durante unos días de aparente tranquilidad, los lazos entre las personas del grupo fueron mejorando, al fin y al cabo, estaban juntos por necesidad y la convivencia y los acuerdos debían de ser lo mejor para todos. Pero las desgracias no tardaron en volver a presentarse.

Una de las integrantes del grupo que se había hecho imprescindible por su buen hacer en la comida diaria llamada Mayca, (todos buscaban comida como podían y ella hacía milagros con lo que le traían), llevaba varios días cojeando y esa cojera fue suficiente para dejarla atrás. Y mientras ella servía como alimento el resto escapaba unos días más a los implacables caníbales que iban detrás de ellos.

Como en toda convivencia, hubo de todo, sexo, gritos, peleas y sobre todo, despechados y despechadas. El grupo engordó al encontrarse a una persona (Lucía) que también había conseguido huir hasta el momento de todo lo que estaba ocurriendo. Esta chica fue adoptada casi por la mayoría como una más y aunque al principio sus formas fueron las de adaptarse y ser útil a la comunidad, no tardó en provocar confrontaciones entre varias personas del grupo y acercamientos extraños entre unos y otros. El grupo estalló, las diferencias estaban a flor de piel y el mal ambiente hacía muy difícil tanto la convivencia como la huida de aquello que los estaba persiguiendo.

El grupo quería sangre.

Tras dos semanas de intensa huida y de mismos problemas, la presa se convirtió también en cazador. Querían sangre. Y Lucía fue la abandonada a su suerte en un callejón sin salida, atada de pies y manos, para que no pudiera escaparse.

Los perseguidores que venían por detrás hicieron buena cuenta de este suculento manjar. Os aseguro que fue un ensañamiento, no dejaron ni las migajas. Pero no dejaron de tener hambre y presionaron más fuerte al grupo, deseosos de tener entre sus manos la siguiente víctima.

Un tal Alfredo tuvo ciertas desavenencias con varias mujeres del grupo y con los quehaceres del día a día. Y este, a sabiendas de que empezaba a no ser muy querido por ellos, decidió quedarse atrás para intentar despistar al enemigo, mientras que el resto escapaba. Se veía fuerte y pensó que era mejor que sus cazadores. Craso error. Cometió el error del novato y se dieron un buen festín a su costa.

Lo que no sabe nadie, ninguno de ellos. Es que tienen a varios caníbales camuflados. Unos se esconden tras buenas palabras y consejos. Otras tras inocentes gestos y actos. Y yo, como cazador, estoy deseando ver como esta semana, cae Paula en mis redes, porque si no es así, ella se los comerá a todos.

 

Acerca de Teli

Imagen de perfil de Teli
Escritor frustrado o más bien poco involucrado para poder llegarme a frustrar. Encantado del experimento GH y de poder comentar acerca de este reality.
Abrir la barra de herramientas