Clavolot Platonero y Reina Bela

… el programa a ratos.

Koala, haciendo honor a su totem, ha mostrado preferencia por lo que a los demás les resulta tóxico.

Yo, tratando de entenderme mejor, acostumbro a no negarme la posible perspectiva del otro, al punto que incluso en esto de la toxicidad, he llegado a plantearme qué considerarán tóxico los virus y bacterias que pueblan el ambiente. Aunque es cómodo y tentador negar el derecho a ser del otro, igual no es lo más integrador. Una de esas cuestiones de calado que hacen que los muelles de mi cabeza salgan disparados cuando, ahora entendiéndome mejor, me doy cuenta de que mi predilección afractalada –lo íntegro e integral como conjunto unitario deseable, la integridad como ideal moral personal y la integración como ética que las enlace– puede suponer o requerir mi desintegración. Y, claro, termino prefiriendo un poco de desintegración sin llevarla a su máxima expresión. Tal vez ese sea el drama de toda individualidad.

Como sea, Koala parece haber detectado desde muy al principio la toxicidad de un ambiente en función de su idiosincrasia y aislado los agentes menos perniciosos para él.

No solo se abstuvo de nominar al entonces aparente eslabón más débil en la primera caza de brujas sino que le endiñó la máxima puntuación a una Mónica que se enojaba mucho, negando haber hecho labor de zapa arqueológica, extra-superficial, entre sus compañeros. Este Koalita sabe más que los ratones coloraos y no sé determinar si intentó dar utilidad a sus nominaciones aprovechando la previsible saña de sus compañeros contra Miriam.

Asumió la primera nominación y escuchó las razones de sus compañeros, aunque luego recordaría la jugada un par de semanas después, cuando Omar salió nominado. Que sin esperárselo con lo que él había currado, que si no hay que darle mayor importancia y que para eso ayuda entretenerse con el trabajo; completando ráfagas de tres, claro.

Tratando de rectificar lo que le habían aducido, trató de darse a conocer más pero sin entregarse a la holgazanería, y así poder integrarse mejor. Supongo que sus compañeros entendieron que la mejor forma de facilitarle las cosas fue robarle la cama y expulsarle de su habitación. No les gustó mucho verle en video entonando la nota discordante con la sinfonía de balidos moniqueros.

Un día vi un video de Koala y Miriam ordeñando una vaca, o tal vez la vaca, no sé. Koala escuchando, aconsejando bien. Proponiendo una vaca de cordura: calma, no entrar al trapo, contención, paciencia a falta de paz. Y se me alegró el día.

Pero, aún resultándome buena gente, “los alemanes, los alemanes…” (cambio de señal); calcetines en las orejas (cambio de señal); ‘que se calle este majadero que interrumpe toda conversación y pierdo el hilo de lo que está diciendo Ángel’. ‘Nada, imposible’ (cambio de señal) ‘no me jodas…’. Y así.

Y llegó la ruleta de la tortura, el potro psicológico que supone enfrentarse a la posibilidad del último viaje a la fuente por estrellamiento. Planteaba él si necesariamente debía ser siempre la sangre de los mismos la idónea para ser esparcida sobre el trono de la misericordia, habiendo tanto cordero considerado más puro.

Pero, ay, ¡blasfemia, herejía! Condenado igualmente al ojo del huracán, ¡la ruleta no se mueve!

Y sin embargo se movió.

Y él también. Empezó a no callar más entre ellos y se terminó la fiesta en paz.

Ya faneándolo incondicionalmente trató de buscar palabras que sirvieran de insultos inteligentes junto con sus dos aliadas. Propuso ‘fractal’ pero confesó que no sabía qué significaba. A continuación propuso ‘abstracto’.

Y poco más puedo decir porque cuando esto salga, hará ya unas semanas que opté por desconectar del concurso. Si escribo esto es por terminar lo que había empezado. Por terminar lo empezado, podría también haber terminado de ver el concurso, pero considero más importante el bienestar de mi mente que complacer la poca curiosidad que me resta por considerar que el pescado está vendido. Ellos han tenido tiempo de mostrarse y al orden de mis pensamientos contribuyen el escribir y el ayuno de despropósitos.

Edición: Le molestó especialmente que en una conexión en directo, Makoke le dijera al presentador que Koala había dicho que ellos nunca serían amigos porque eran “la gente de la tele”, llamándola “chivata” cuando ya estaban cerrando la conexión. Aunque no lo vi, algo así debió ocurrir la noche en que quedaron nominados Verdeliss, Miriam y él y no contaban con que Tony hubiera sacado a alguno de la lista (aunque las cosas sucedieron de forma un poco diferente a cómo ellos pensaban). Lo que sí vi fue al Koala disculpándose con sus compañeros y una vez aceptadas las disculpas y ya solo él, comentar algo así como (parafraseo) “ahora puedo salir el jueves que viene y no estoy a mal con nadie”. De ahí, el enfado de Koala. De todas formas, tengo curiosidad en qué contexto y sentido dijo eso de “la gente de la tele”. Sospecho que no con el que Makoke dio a entender si tenemos en cuenta que Miriam no escaparía a la clasificación y Verdeliss es persona de la ‘otra tele’.

Genial la transición que hace describiendo a una Makoke parabólica del visillo, apostada tras las puertas y paredes para escuchar lo que Miriam (Verdeliss) y él hablan, para convertirla en cámara Makon. Graciosísimo. En mis circuitos neuronales detecto una posible relación con lo anterior: del sigilo y el cotilleo como lo más destacable al espionaje abierto y la retransmisión y la chupadera de cámara en prime time.

Este Koala guasón con un humor más común me había pasado por alto. Creo que, como Ángel, también ha estado reprimiéndose medio concurso. Empiezo a dudar si no lo querré a él de ganador.

En la arena Manuel Jesús Rodríguez alias El Koala, Koala o Koalita y Miriam Saavedra.

.

Koala, hombre simple, rural, salubre, poco doblado si no es para trabajar.

Apostado en la corteza tiene miga de hombre sabio. O me tiene engañado o se hace el tonto y no lo es.

Como hombre de campo curtido en el solajero, del viento, lo suave y lo fresco mas huyendo de su veleidad. Denunciante de lobos de hábito vellocino y hostigador de ellos con palabra suficiente para buen entendedor. Amigo de llama cabra y, si acaso, de vaca profana pero mucho más sagrada.

Aquí su mayor hazaña compartida con sus dos damas. En un ring muy tentador, en un rincón la amistad, en el centro un maletín. Una pelea de tres. Sin dudarlo se dirige hacia su tierra natal, el rincón de la victoria, fundiéndose en un abrazo con Miriam y Verdeliss. Ejemplar punto focal en la historia del concurso.

Quijo de la estrella inca. Sus manos de guitarrista acarician el laurel con mimo de vinatero que acariciara sarmiento.

Si es la antítesis de Judas; si fractalmente querible a pesar de lo pesado y con lo abstracto de su humor; si ahora cambio para verlo porque ante mi lo tengo, ¿cómo negarle la PLATA y a la plata un buen vocero?

.

Miriam es una mujer luchadora, con buen fondo, de espectro paradójico, a veces incontinente.

Cuando se pone sensata es de una madurez que al menos yo no tenía con su edad. Tan serena, razonable, analítica, certera en sus observaciones, concisa a contrarreloj, coherente, inclinada a la reconciliación, a pasar página intentando incluso sobrepasar el trato cordial.

Y luego la niña alocada, espontánea, fresca, graciosa, divertida.

Esos registros me encantan. No la otra, la chinchosa, la impertinente.

Que yo lo diga, pero… canta como el culo, sobre todo si improvisa. Pase cuando no es para joder la paciencia al prójimo, aunque siga resultando cansina. Cantar es alegría, es solo que no es lo de ella y no es por tiempo de ensayo, es que no debe escucharse o  que será torpe para la música.

También se le cae la gracia cuando quiere estirar lo de resultar graciosa. Sobreactúa y pierde ingenio. Con lo salada que es cuando no pretende serlo.

En fin, que algunas cosas podría reconducir. Pero para lo recibido de los demás, sus respuestas de walt disney y su zumbido de mosca cojonera son pecata minuta, la verdad. Al menos así me lo ha parecido a mí.

Bonita por fuera y por dentro, guerrera, inteligente, fiestera, cariñosa, agradecida, leal. A mí me ha conquistado.

Su peso en ORO. Mi ganadora.

1

Acerca de Truñi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 comentarios

  1. Truñi, hola:
    He seguido el rastro…. jajajajajajaaaaa maemiaaa, ¿pero no les da vergüenza????.
    Y si, Extremoduro vaya crak!!!
    Graciasssssss. 🙂

    0
  2. No sé si lo de la música es una metáfora o te refieres a la que he pegado por ahí bajo este nick. Se me ocurren algunos hoy.

    El que imagino que se permitiría el entrañable @ElAbu__

    https://www.youtube.com/watch?v=6aE-nMS9Mnk

    El que refleja el sentimiento del buen @Enrique_RamosV (Ánimo, Quique)

    https://www.youtube.com/watch?v=BbxZBMVUhQU

    El desafío del zorro buenimalo @pepegh7

    https://www.youtube.com/watch?v=6XtCKUYpt28https://www.youtube.com/watch?v=6XtCKUYpt28

    El silencio de @Pepeflores1306 que interpreto como no otorgador, pues retuitea en favor del anterior

    https://www.youtube.com/watch?v=sgsu6NWj1NQ

    (A los tres, de verdad, gracias por la consideración por lo nuestro)

    El sentir que percibo en la vieja guardia de la audiencia en Internet

    https://www.youtube.com/watch?v=4M938BdxcA0

    Lo que yo le cantaría a parte de esa y otra audiencia en Internet, a la que veo como pollo sin cabeza, acallando su propio clamor

    https://www.youtube.com/watch?v=xBD6CkXXSTc

    E independientemente de todo eso:

    A Mercedes Milá, a pesar de que yo también fue siempre muy crítico con ella

    https://www.youtube.com/watch?v=Ch7D1ePwFrQ

    De Niedziela y el GH que vive en mi recuerdo, solo recrearme en la caricia que fueron para mi alma

    https://www.youtube.com/watch?v=EMzFaQd6TjQ

    1
  3. Hola Truñi:
    Yo también…a ratos.
    Estaba esperando con ganas leer sobre la Plata y el Oro. Otra vez tengo muchas coincidencias contigo, incluso,a estas alturas del concurso, estaría contenta aunque que se permutaran “las medallas”.
    Koala: yo ví al principio del programa a un hombre temeroso, acobardado ante un medio “hostil” para él. Creo que le ayudó muchísimo el que hubiera animales domésticos en la casa, ahí se sentía en su terreno, útil y eficiente. Además de que el cuidado de los animales le proporcionaba motivación y sentido a su estancia allí, le daban lo que no sentía con sus compañeros de concurso: compañía y confianza.
    No lo tenía fácil el Koala, ya que no pertenecía, (como los demás) a la “gente guapa”, ni a los entendidos en el mundo de la tele. Era como el “patito feo” y el episodio de mandarle a la otra habitación lo corrobora.
    Sin embargo, y a pesar de sentirse acobardado cuando se encontraba ante los demás, no dejó que le llevaran a su terreno en las nominaciones. Bien por él.
    Al principio me resultaba pesado verlo, me irritaba su cobardía, que no fuera capaz de decirles cuatro cosas bien dichas, que quisiera quedar bien con todos, pero ahora viendo su recorrido, comprendo que es su manera de hacer. No es un hombre impulsivo ni vehemente, no le gustan los enfrentamientos, pero tiene las ideas claras y lucha por ellas.
    Me parece un estupendo concursante, y a estas alturas me pasa lo mismo que dices :  “Empiezo a dudar si no lo querré a él de ganador”.

    0
    • Miriam:
      Como bien dices, hay momentos en los que impresiona su madurez y su buen juicio siendo una persona tan joven. Además es divertida y alegre.
      Y es también, a veces, cansina, provocadora e insolente. Esta es la Miriam que menos me gusta, cuando actúa “para las cámaras”, cuando con su actitud les da precisamente lo que quieren sus enemigos.
      Ella tampoco lo ha tenido fácil desde el momento en que entró en la casa, tres días más tarde que los demás. Le prepararon a su entrada un cara a cara contra Mónica en el que salió lo peor de sí, no me gustó y pensé entonces, equivocadamente, que ella era sólo eso: una buscadora de espectáculo infame.
      Así la ha querido vender Mónica al resto de la casa y a la audiencia, pero a lo largo de los días he ido viendo otra cosa, y he visto a una concursante valiente, increíblemente fuerte, leal con sus amigos, y honesta y generosa con la audiencia: no nos ha intentado vender lo que no es, nos ha ofrecido su ser al cien por cien : una Miriam a veces adorable y otras odiosa, divertida y cansina, juiciosa e insensata, provocadora y honrada..
      Me parece una grandísima concursante. Ha dado interés al concurso y ha sido de verdad.
      Ella y /o Koala merecen mucho más llevarse el maletín que el resto.

      Truñi: gracias por lo de mi avatar.. a mi me gusta “tu” música..
      Y gracias, muchas, por compartir tu visión de los concursantes.

      1
    • Sí que coincidimos. Suscribo lo que dices menos la parte que me perdí y no me tomé la molestia de buscar para verlo a posteriori (la entrada de Miriam).

      A Koala lo veía fuera en la primera nominación. De hecho, en aquel entonces, también me parecía que no pegaba mucho en la casa ni tenía yo especial interés en que estuviera. Supongo que tuvo su día de suerte –tuvimos– cuando Isa decidió nominar estratégicamente (???), pegándose un tiro en el pie, según ella tratando de evitar que Techi saliera nominada.

      Es que, no sé si estaré proyectando mi propio sentimiento pero, creo que se le ha cogido un poco de tirria por sobre exposición a su presencia en la tele. Presencia (sin la sobre exposición) que ya de por sí, a mi entender, no tiene más justificación que la obvia. Como además no me parece mala niña a pesar de lo lianta, me da penilla que haya tirado por ese camino en la vida, prestándose al destripe y desmembrado heráldico que practica la deleznable cohorte de Telecinco, salpicando además y arrastrando a veces a terceros. Sí, compasión por más que ganen dinero fácil porque lo compran caro.

      Un concursazo el de ambos, teniendo en cuenta que han estado nominados casi todas las semanas. Son maravillosos los dos y juntos ya no te digo.

      Hmmm, “patito feo”, eso no se me ocurrió pero después de todo los hados quisieron que hubiera un pato que no es cisne. (Mi ya mencionada futura entrada)

      1
  4. Vergonzosa la actitud que se vio ayer (y poco se vio para los gritos que se escuchaban en el directo) de Miriam en la fiesta con Makoke, borracha y buscando bronca a como diera lugar. Su ex le diría, “si saco lo peor de ti es porque lo tienes”, si Makoke saca lo peor de ella es porque eso es lo que verdaderamente tiene ella dentro

    1
    • Pues sí, perdió el norte completamente. No entendí muy bien a qué vino el incidente si parece que estaban hablando de peloteo a presentadores. Por eso, aquí sí veo la posibilidad de mala fe por parte de Miriam, pues entiendo que puede haber intuido que Makoke está en grave riesgo de expulsión y que no iba a tener muchas más oportunidades de soltarle el veneno

      La repercusión podría ser la que apuntaba Suso (que con eso, había perdido el concurso). Eso, sumado al desgaste por el acoso y derribo que ha sufrido durante dos meses, y al tapado externo de lo anterior, la aleja más de ganar.

      Pero bueno, ocurrió y lo justo es que se le mostrara a la audiencia… como se debería haber hecho con todo.

      1
  5. Koalita, ese concursante que sabe que escenificar la lucha del grupo pequeño frente al grande suma votos ha cambiado otra vez la relación con compañeros que le dan asco (él ha reconocido que se lo tiene a Makoke) tras haber pasado la semana anterior por los tuits de la audiencia. Ahora duda sobre qué pensará la audiencia y ya está desmarcándose sibilinamnete de la peruana, diciéndole delante de todos que cuando sale el adjetivo pesada en la prueba ella se tiene que poner de primera. Él está bastante hasta el moño, pero si hay que aguantar pues aguanta.
    Y de la peruana qué decir, que se le aplauden comportamientos que en otros concursantes serían imperdonables y por los cuales pedirían expulsión directa. Tiene mérito que haya vendido el papel de una “María la del Barrio” en pleno 2018 y la gente se lo haya comprado. Mucho se comenta que Hoyos vive hablando de ella pero poco se cuenta que María la del barrio ha comentado en prosa y en verso sus relaciones ahí dentro, desde Lozano a los 2 peruanos, (con uno de ellos no estuvo ni 3 meses, pero sí, es una gran relación de amor, y de facturación en los programas del corazón limeños). También se la ha dado poca importancia a las provocaciones diarias y constantes “mi bebé se llama Carlitos”, “huachafa, muy cara, muy elegante”, “pinche gonorrea” (cuando miraba fijamente a Suso diciéndolo y él le pregunta ella recula, no tiene el valor de admitir que era por él. Solo sabe llamar la atención, sobreactuar cuál actriz de televisa y cantar en bucle “abuelo-papá-Tito-nene”

    1
    • Si desde mi posición, que tengo el privilegio del cambio de señal, pesada es un rato, cuánto más será para Koala que pasa largas horas con ella. No veo mayor problema en que lo señale porque ser o resultar pesada no es algo especialmente reprobable.

      En cuanto a que confraternice con quienes no congenia, lo veo una virtud.

      Siempre me ha rechinado ese argumento según el cuál la honestidad consiste en ser desagradable e hiriente con quienes no nos gustan, mientras que la falsedad sería la indulgencia o la refocilación en las bajas pasiones. Para mí, ser honesto es reconocer en uno la condición humana de la consideración hacia los demás y lo demás –algo que es universal a poco que reine la serenidad– y ser leal a ella, anteponiéndola a la propia personalidad e intereses personales.

      Koala comparte con Asraf ese contacto con su sí mismo y respeto a él. Para mi gusto, ambos hacen bien en ser tolerantes y sociables con cuantos más mejor.

      Y sí, Miriam provoca. Innegable.

      Las distorsiones del uso del lenguaje siempre son difíciles de ponderar. Más si se trata de localismos y el que lo interpreta es foráneo. Lo dicho a Makoke, por el tono en que se lo dijo, no parece que llevara mala onda. Al contrario, creo que realmente la estaba halagando o cuando menos siendo cortés. No obstante, si ella estuviera dando el significado literal asignado en el diccionario RAE, no le está diciendo nada ofensivo (mal gusto, no elegante por más que lo intentente vistiéndose con trapos caros). Y de todas formas, tanto si se trató de halago como de cortesía o de ironía, es algo tan subjetivo y la emisora tan lejos de ser un referente de la elegancia en el vestir (mi subjetividad) que, a Makoke, lo mismo que le entró por un oído, le debió salir por el otro.

      Lo de pinche gonorrea es una chorrada. Que tal vez lo dijo tratando de ofender, pues igual sí. En tal caso, que recule porque se da cuenta de que está fuera de lugar y trate de disimularlo, pues relativamente bien, especialmente cuando el otro no entendió el significado de sus palabras. Aunque, en ese caso hipotético hubiera sido mejor reconocer que se había equivocado y disculparse.

      Las vicisitudes de su vida, limeñas y naranjeñas, las ignoro deliberadamente.

      1
      • “mientras que la falsedad sería la indulgencia o la refocilación en las bajas pasiones.”

        Muy mal redactado, como acostumbro.

        Lo que quise decir es que supuestamente la falsedad, tal como escucho que lo aplica la gente, parece producirse cuando uno no se enroca en una actitud que reafirma una opinión desfavorable hacia otra persona que fue expresada anteriormente, quizás en un momento de enfado o desquicie, tal vez un comentario banal en un contexto determinado, o incluso un prejuicio. Total, que si en un momento dado dices o piensas algo, si luego te corriges y tratas de fomentar el buen rollo, al parecer, serías un falso.

        Y yo lo que planteo es qué será más genuino de la naturaleza humana, si la beligerancia y el jostidiar al prójimo o el tratar al menos de sobrellevarnos unos a otros si es que no es posible el caernos y llevarnos bien.

        0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas