Mediaset, entre la espada y la pared

Creo que todo el mundo era consciente de que la decisión de expulsar a Argi que tomó el jueves pasado Mediaset iba a traer cola. Lo que quizás nadie pensaba era exactamente qué cola iba a traer.

Se las prometían felices los directivos de Tele 5 ninguneando a la vasca en el debate de su expulsión. Al día siguiente se producirían los episodios más ignominiosos en todo este caso, que fueron las intervenciones tanto de Ana Rosa Quintana como de toda la troupe de colaboradores de Sálvame lamiendo la mano del que le da de comer y proyectando una imagen de Argi como el de una proetarra e incluso dudando de que lo que había dicho lo hubiera dicho en broma.

Supongo que los gestores del monstruo televisivo contaban con que, como en otras ocasiones, una justificación coral de la actitud de la cadena sería suficiente para dejar claro el posicionamiento de la misma y que más allá de cuatro alocados fans, la gente pasaría página rápidamente y volvería al redil de las cuatro paredes de Guadalix.

Pero no ha sido así. Sin quitar méritos a la movilización de los fans, de la que hablaremos más adelante, uno de los principales problemas que tiene el programa es que en Guadalix no pasa absolutamente nada.

La casa se ha quedado de repente muerta sin la presencia de la vasca. La pequeñaja estaba en casi todas las tramas medianamente interesantes. Por un lado su relación con Susana y la relación de esta con los gemelos. También su popia relación con los Montoya y el odio irracional que proyectaban los repes, especialmente Carlos sobre ella. Por no hablar de la trama del famoso pacto para nominar a Sonia que esta va sacando a colación como argumento recurrente. Una trama más era la de su relación con Desi y esa evolución que parecía estar mutando por parte de la andaluza del rechazo absoluto a una cierta camaradería después de resuelto el tema del maquillaje. Otras tramas menores eran también su evolución con Raky, con Kristian, con sus compañeros de la habitación azul…

Como muy acertadamente decía sussitv en un comentario:

Y es que nos cortaron esta historia en su punto álgido, justamente cuando el patito feo se había convertido en el hermoso cisne, cuando cenicienta estrenaba su vestido y estaba a punto de vengarse de las gemelastras…

Todas estas tramas se fueron a la mierda el jueves. Y… ¿con qué nos hemos quedado? Pues con un eterno día de la marmota consistente en: levantarse, desayunar, discutir por la comida; descansar o hacer la prueba, almorzar y discutir por la comida; descansar o hacer la prueba, cenar y discutir por la comida; descansar o jugar al billar y a dormir. Y a repetir lo mismo una y otra vez. Las tramitas secundarias de las relaciones pelochas o sumelistas están estancadísimas: besos bayeta y mosqueos diarios por un lado y Susana todo el día con uno o ambos gemelos por otro.

marmota-phil

En definitiva, nada.

Si unimos la lógica indignación por la expulsión de Argi, el curioso hormigueo de ser un David luchando contra un Goliat frente a frente, a la visión del 24 horas, nos encontramos con que, efectivamente, sin Argi no hay GH.

Al menos de momento.

Por otro lado, hay que felicitar al movimiento argista porque a nivel de redes sociales está haciendo una campaña de presión muy buena. Llevamos desde el jueves con cada día como mínimo un hastag reivindicativo convertido en trending topic. Citábamos en la anterior entrada Carroñeros lo que nos aconsejaba Kortatu: “aunque esté todo perdido siempre queda molestar”. En qué quedará todo esto, no lo sabemos, pero la buena actitud y la perseverancia siempre son buenos aliados.

Tengo que decir también, que hay cositas que no me gustan, como que se saque recurrentemente a relucir el caso de los gemelos y el presunto comentario que hicieron sobre una chica desaparecida. Entiendo que en un primer momento se hiciera esa comparación y lo veo incluso legítimo siempre que fuera para reivindicar que todos deben estar en la casa, nunca para pedir la expulsión de los pelirrojos. Pero creo que ya está bien, también hay una familia que sufre con esto a la que no le debe parecer plato de buen gusto verse envuelta en una polémica que a priori le es ajena.

Nos encontramos, pues, con que Mediaset se encuentra en una posición delicada. Las audiencias han bajado –no espectacularmente, no nos engañemos– pero lo que es el público fiel, friki como nosotros, le está dando la espalda al concurso y eso sí se nota mucho en lugares como el minutado, donde los comentarios han descendido entre un 30 y un 50% (dependiendo de la franja horaria, siendo el de madrugada el más afectado). La gente se ha desenganchado de golpe de lo que pasa en la casa, los pocos mensajes que hay siguen con el tema de Argi y el centro de interés está ahora mismo detrás de un timorato twitter que apenas ha enviado una decena de mensajes y que cuenta ya con más de 100.000 seguidores.

BJxszrSCMAA3_dJ

El movimiento desesperado y tremendamente cínico de Tele 5 el día del debate con todos sus colaboradores adulando a la vasca no hace más que confirmar que se están haciendo algo de caquita con las audiencias. Es evidente que si Argi va a la gala, rompen los audímetros, y ahí es donde la vasca tiene la sartén por el mango. Argi, pese a los rumores, parece que aún no ha tomado una decisión respecto a ir o no a la gala según nos cuenta ella misma.

Tele 5 tenía miedo de perder anunciantes por el caso Argi pero creo que no previó que perdería una cuota significativa de espectadores –que al margen del porcentaje concreto, más importante es el target que representa– y al fin y al cabo esos anunciantes que tanto quería conservar le pagan por espectador, con lo que el negocio resultante es a la postre tan o más ruinoso.

No me parece ver rastros de vida inteligente en Mediaset pues no nos han ofrecido hasta ahora ningún gesto que nos pueda permitir pensar que Argi vaya a volver a la casa. Y sin duda es lo que deberían hacer: los de la AVT ya rectificaron y dieron por suficientes las disculpas de Argi, los anunciantes –con El Corte Inglés a la cabeza– están más bien acojonadillos de que este caso les salpique a ellos con movilizaciones ante sus centros comerciales y la audiencia –bendita audiencia, que uno piensa que debería ser lo primero pero ya veis que vamos terceros– aplaudiría a rabiar el reestablecimiento de lo que es justo. Y los audímetros se dispararían de nuevo.

Solo una posición de cerrazón, un por mis cojones unas niñatas me van a decir lo que tengo que hacer, justifica que Mediaset no haya tomado no solo la decisión más justa sino la más favorable para sus intereses.

De según cómo vaya la gala de hoy en todos los aspectos dependerán, seguro, muchas cosas. Estaremos atentos.

Acerca de Maroto

Imagen de perfil de Maroto
Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.
Abrir la barra de herramientas