Por qué estoy en contra de las expulsiones disciplinarias

¡Hola calcetineros!

Este blog va tan a su bola que podemos estar una semana sin entrada y hoy me da por escribir dos. ¿Por qué? Porque vuelve a asomar la patita el tema de las expulsiones disciplinarias por un comportamiento «no correcto».

Cuando sucedió el episodio de Omar intenté explicarme en twitter del porqué me oponía a su expusión disciplinaria pero había tal nivel de agitación que me resultó imposible. Pensé para mí: «ya haré un artículo en la tranquilidad de mi rincón» pero por esas cosas que pasan lo dejé pasar. Como vuelvo a ver indicios de que se pide lo mismo para Suso por un comentario sobre Miriam intentaré explicarme lo más sencillamente posible.

GH es un programa de telerrealidad ¿recordáis?

Creo que a algunos o quizás a nuevos llegados al formato se les olvida esto. No es un programa para dar ejemplo ni para educar a los niños. es un programa en el que juntas a 12, 14 personas, y los dejas ahí para que evolucionen naturalmente. En el momento en que para entrar en GH planee sobre ti una posible expulsión disciplinaria por ser como tú eres, se acaba la naturalidad y se convierte en una serie de personajes capados impedidos de darlo todo de sí mismos.

En GH los jueces somos los espectadores

Se dice recurrentemente ante una frase o acción concreta aquello de «no se puede permitir que esto pase». Por suerte, para estos casos los espectadores tenemos un botón mágico para echar a aquél del que no nos ha gustado su actuación. Porque insisto, GH es esto, muéstrate como eres y yo decidiré si sigues o no con opción al premio. Cierto es que la dinámica de nominaciones no siempre nos pone en la diana al concursante que presuntamente se haya pasado de la raya y es por eso que sí me parecen bien las nominaciones disciplinarias, porque en el margen de como mucho una semana te puedes deshacer de ese malvado concursante, la decisión está en tus manos. Y si quizás no sale expulsado es quizás porque aquello que tu veías tan grave igual para la mayoría no lo es tanto. Y tanto vale tu apreciación como cualquier otra, no lo olvides.

GH no normaliza nada

Otro argumento que me he encontrado es este: «es que GH está normalizando este tipo de actuaciones X». Disiento amigos, la labor de GH no es normalizar, es simplemente mostrar. Sí, mostrar cosas que pasan en la vida real, en entrornos ajenos y en los nuestros propios. Y si, como digo, una situación X termina en una nominación disciplinaria ya significa que no está normalizada. A veces pienso que hay más ganas de colgar a alguien de la plaza del pueblo que de simplemente echarlo, que es lo que se hace en este tipo de programas cuando no eres del agrado del público.

[No creo que sea necesario pero obviamente aclaro que todo esto se refiere a actuaciones o expresiones que no entren dentro del código penal, eso sería harina de otro costal.]

GH sentó ya tres malísimos precedentes

También leo por la red del pajarito este argumento: «si a Argi la echaron por una broma, lo de este es aún peor». Y a este argumento le tengo que dar toda la razón. Hasta lo de Argi había una norma bastante consensuada –en la que yo creo– que era que mientras no se recurriera a la agresión física o al quebranto de las normas no había expulsiones disciplinarias. Con Argi se abrió una veda que siguió con la expulsión de los Chunguitos por un comentario homófobo y otro de Álvaro por sus cínicos y crueles comentarios sobre animales. Con ninguna de esas expulsioes disciplinarias estuve de acuerdo y creo que ahí Mediaset se pegó un tiro en el pie del que estamos pagando las consecuencias.

 

Twitter y La Vida de Brian

Nos encontramos ahora con esto, que ante cualquier comentario –más o menos desafortunados, machista, homófobo, clasista, etc, etc.– salta la liebre de la expulsión disciplinaria y twitter, que es una cosa muy chula para comentar cosas de la tele, se convierte en plaza pública con hordas enardecidas exigiendo lapidación. Por haber dicho Jehová. No quiero meterme en muchos berenjenales pero sí, soy de una generación que está un poco harta de ofendiditos y de cogérselo todo con papel de fumar. A los que crecimos saliendo de una censura nos cuesta horrores ver cómo entramos en otra. Aunque sea por los más bellos valores. Así empezaba también la mid season de Rebelión en la granja, de George Orwell, aviso a navegantes.

 

Amar el formato es con sus consecuencias

Previa: yo entiendo el formato tal y como os lo intento explicar en estas líneas, entiendo que otros lo entendáis de manera diferente. Pero desde este mi punto de vista personal y transferible a quien lo quiera, creo que si queremos ver a gente de verdad en un entorno cerrado tendremos que asumir que acabaremos escuchando comentarios ofensivos, actitudes que nos parezcan mezquinas y un larguísimo etcétera de cosas que nos parezcan mal. Y allí tendremos ese botoncito de a euro para evitárnoslas o igual podremos pensar que por una parte esto está mal pero eso otro está bien y me merece más la pena seguir viendo a ese determinado concursante. Por mucho que «arda twitter» cada persona es un mundo y un hastag no son más que mil o dos mil personas de una audiencia de tres millones. Relativicemos, también. Y que si ya de por sí la parte contratante nos está bastardeando el formato con sus VIPS, sus nominaciones a la cara, etc… no acabemos de contribuir nosotros a su destrozo.

 

Acabando

Que es gerundio. No pretendo convencer pero sí explicarme. Hemos vivido muchos GH geniales con seguramente los mísmos tópicos rancios por los que ahora se piden expulsiones y no nos ha pasado nada. No somos ni mejores ni peores personas por ello. Lo único que pasa es que no había twitter ni se había convertido en un instrumento de coacción tan potente. Por mi parte, si no me gusta lo que veo, apago y santas pascuas. Que montamos un drama por todo, juer.

 

Besis, calcetineros, andad por lo segao.

 

1

Acerca de Maroto

Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.

6 comentarios

  1. Hola
    Una vez más Estoy de acuerdo contigo y con casi la totalidad de los comentarios que te acompañan en esta entrada.
    Las redes arden, se coge un camino y al igual que el burro se sigue la linde….y muchos de los que criticaron aquella expulsión (Argi) ,son los mismos que hoy exigen la de Suso. Incongruencias, cambios sociales que como bien dice Maroto, te hacen cogerla con papel de fumar ( a mi no ).
    Tampoco olvidemos que esto es un concurso, aunque algunos seguidores crean y lo vivan como un circo romano, y para ellos cualquier excusa vale, para cargar contra los «enemigos» de su ganadora.

    Yo también prefiero mi generación Maroto, con sus errores y sus aciertos.

    0
  2. Attachment

    Me acordé de esta viñeta al leer la entrada… Podemos cambiar la palabra viñeta por concursante de GH y… voilá!!

    1
  3. Es un tema muy de moda y demodé al mismo tiempo este de la dictadura de lo políticamente correcto y de la libertad de expresión, pienso que aplicado a un producto como GH el asunto se torna mucho más simple, se trata de establecer lo que se puede vender o no; el debate moral es difuso, indiferente, incluso las leyes que amparan o no según qué cosas se alejan de la realidad por el mero hecho de ser estipuladas como norma general, por eso hay que usar el plural impersonal cuando ni intervenimos en cómo se dictaron dichas leyes, sus condiciones… ¿acaso no se dice “los españoles votamos la Constitución” cuando en breves sólo quedarán bisabuelos que hubieren metido el papel en la urna con un sí a todo lo que venga?

    En fin… establecer marcos éticos en este contexto es pura frivolidad, el desprecio al machismo simplista de Suso, que no deja de ser una mezcla de naturalidad y su perentorio guion que le obliga a ‘dar juego’ está atravesada por la otra gran mentira que supone creer que Míriam tiene un rol puro y no guionizado. Uno es más comercial, otro no. Uno divierte más, otro no.

    Toda una gran mentira convertida en juguete por gente que se olvidará en días de la peruana (gane o no el maletín), y que será la primera en verla con ojeriza como ahora se ve a su ex, canonizado en su día por ir en contra de (ejem) los programas de corazón y el postureo añadido. Pese a estas evidencias ponerse con cierta habilidad la banda de Miss “Yo no soy como esta gentuza” es todo lo que pide la masa twittera.

    Tantas de la mañana, tantos del otoño y la repetición… qué decir más, Suso nunca engañó a nadie, su neandertalismo está más cerca de la piscina del año 2000 que del VIP de Aída Nízar, esta pantomima de ir a manifestaciones para que vuelta ETA (sí, una concursante se fue por esto al irse los anunciantes) nos fue a contrapelo, abandonemos esta moralista concepción de un concurso que en su propia realidad lleva de suyo la negación. Un chicle usado que sepa mejor que el siguiente y a otra cosa. Y Haydee, y Míriam, y su Mamamelia llorando todas al unísono.

    1
  4. Hola, me ha gustado tu entrada, Maro. Y también tu comentario Noe.

    Yo tampoco estoy de acuerdo con las expulsiones disciplinarias SALVO, en el caso de una agresión o abuso físico, ya que un acto de esta índole me parece que invalida, desde ya, a seguir en el concurso a la persona que lo comete.
    Cuando se trata de comentarios degradantes, machistas, homófobos …, de insultos o descalificaciones, si que estoy de acuerdo, y además agradezco, que haya una Nominación Disciplinaria, ya que ,como bien dices: » la dinámica de nominaciones no siempre nos pone en la diana al concursante que presuntamente se haya pasado de la raya «.

    Sin embargo, creo que el problema que se está creando ahora con Suso, es porque se le ha consentido demasiado, y la audiencia del programa con cualquier nueva barbaridad que oiga decir a este concursante, siente que todo se le permite , que sigue concursando impunemente, y que como no sale nominado, va para largo… Y claro, como no lo tenemos a tiro y sus agravios van a más, la audiencia se «jarta» y pide su expulsión disciplinaria.

    Así que, por todo esto, no creo que el problema esté en twitter, sino en la política del programa, que utiliza diferentes «varas de medir» según del concursante que se trate. Esto lo hemos visto hace un par de semanas; Omar tuvo una nominación disciplinaria por unos comentarios que no son peores a los que hace Suso continuadamente. Sin embargo parece que con Suso tienen más «manga ancha» y aquí veo yo la raíz del problema.
    Está bien que los concursantes actuen libremente, y sean «reales», pero la dirección del programa debe actuar de la misma manera con todos; sin privilegios, ni diferentes raseros de medir. Vamos, con coherencia!

    !Un abrazo!.

    5
  5. Totalmente de acuerdo y quiero aportar algo mas

    Es mi foros de economía y en el programa kaeser report hay una constante que siempre surge y es sobre la generación milenial y la postmilenial en particular. Supuestamente debería ser la mejor formada y por tanto la mas inteligente que debería ser capaz de gestionar mas eficazmente los conocimientos sobre economía, sin embargo lo que nos encontramos es una generación dogmática muy influenciable y por tanto muy fácil de manipular y engañar.

    Lo que ha pasado en ot con la palabra Mariconez me confirma lo dicho y que tenemos un grave problema con esta generación. La palabra mariconez tiene el valor que tiene, ni mas ni menos pero lo que no se puede es descontextualizar la naturaleza la palabra, la época en la que fue escrita y la intencionalidad del autor, pretendiendo aplicar los dogmas actuales que lo único que nos lleva es a la autocensura y perder la perspectiva de donde venimos y por tanto el porque de donde estamos.

    Como veterana judadora de world of warcraft tambien veo un cisma entre las generaciones anteriores y los milenians sobre la polemica que rodea a Sylvanas donde estos banalizan o incluso aplauden su papel simplemente por que les gusta el personaje sin centrarse en la realidad de los hechos y su rol.

    Lo que sucede en GH es lo mismo y además agravado por una gestión muy deficiente por ambición de poder e incompetencia.

    A lo que voy, si en algo tan serio como la economía hasta en algo tan liviano como un juego MMORPG la generación milenian tiene serios problemas sistémicos que van mas allá de GH.

    Las generaciones anteriores al Baby bom eran fácilmente manipulables por los bajos niveles de alfabetización, como eso afortunadamente se termino, ahora el establishment intenta saturar a las actuales generaciones con información inútil, dogmática y manipulada, eso se conseguía con la TV pero con internet han aprendido que también se puede hacer con resultados mas potenciales y sutiles.

    Hablo que vamos a una sociedad que aceptamos que las cosas se hacen porque si, sin reflexión, sin análisis, sin critica, lo cual no lleva a una sociedad mentalmente vacía y por tanto fácilmente manipulable que es lo que la elite necesita.

    Lo que esta sucediendo GH es un síntoma de esta realidad, como hemos seguido este programa desde el origen y tenemos perspectiva, es cuando vemos lo que hoy sucede no choca tanto y nos preguntamos ¿Qué esta pasando con el espectador de GH?¿ Que esta pasando con esta sociedad? Que nos escandaliza una palabrita pero que bombardeen civiles en ciertas latitudes como que nos las sopla.

    Buf perdón perdón, que me lio hablando de mi libro, ya me entendéis, ah!! por supuesto no pretendo generalizar pero si manifestar una tendencia.

    Nos Vemos!!

    4
    • Análisis muy certero Noe! Yo ayer comentaba algo así, sin explicarlo tan bien como tú, que aqui no es que hubiera un problema de más homófobos contra menos homófobos o de más machistas contra menos machistas: hay un problema generacional. Y no diré que la mía es mejor pero sí lao diré, qué cojones! 🙂 Hasta las narices de los revolucionaros de twitter, de los nuevos torquemadas y de cogérselo todo con papel de fumar sin entender lo que significa «relativizar». Relativizar un «mariconez» en una canción de los 80 o relativizar que un reality no es un programa de valores sino una fotografía del mundo real. Ayer me dijeron que si escribía este artículo es porque me paga Tele 5, hasta aquí llega el nivel de comprensión lectora de estos chavalillos 🙂

      Besos Noe!

      4
Ir a la barra de herramientas