Se cierra el telón para Ángel Garó

¡Por fin viernes, calcetineros!

Ayer vivimos una gala que podríamos dividir perfectamente en dos fases: la aburrida, con los dramas de Chabelita, Omar y Asraf y la trepidante, con el duelo entre Ángel Garó y Asraf y con las nominaciones que finalmente fueron en el confesionario. Pasamos pues a su repasito.

Omar llorando por un piquito cuando metió hasta el fondo el pajarito

Perdón por el lamentable pareado pero es que todo el drama entre Chabelita y Omar me parece tan absurdo que me sobra totalmente de las galas. Aún así en Tele 5 perseveran con esta trama y nos toca pues hacerle mención. Y resulta que la mini Pantoja subió a Guadalix con la clara intención de persuadir a Asraf de que dijera que no había pasado nada entre ellos y Asraf (el, al cabo, héroe de la noche de ayer) no cedió y dijo que debajo de ese edredón había habido una cantidad de besos de pico considerable. Recordemos que mini Panto había hasta jurado por su hijo de que no había pasado nada y quedó bastante retratada porque se evidenció quién mentía y quién decía la verdad. Lo que no dejó de ser paradójico, por no decir “¡tócate los cojones!” fue a Omar montando un drama, llorando, abandonando el plató de la pena por esos cuatro presuntos picos cuando, recordemos, Omar tuvo con Techi sus buenas raciones de sexo completo durante su estancia en la casa. Lo de la viga en el ojo y eso.

Techi: ¡Grande, diva, fuerte!

Lo de Techi roza lo maraviloso. Sale expulsada del concurso, se implanta dos salchichas de frankfurt en los labios, se tatúa en la pierna un enorme “GH VIP 6” y… no la llaman más. Entonces monta un pollo en redes quejándose de que no la llaman, acusando a la Pantoja de vetarla y al final el programa cede y la invita a la gala de ayer. Con el erótico resultado de que a los cinco minutos de estar ahí la lía hablando a destiempo y Jorge Javier la echa del plató. ¿Se puede ser más diva? En fin, al final la situación se recondujo pero si un grave error ha tenido en esta edición la audiencia ha sido la de echar a Techi pues ha demostrado ser una concursante tan imprevisible como con falta de hervores. Lo que siempre nos va bien para lo nuestro.

Garó: se cierra el telón

Al final se fue Garó, el archiodiado de twitter aunque parece que no tanto de la audiencia en general pues abandonó la casa con un 51%, con un escaso margen respecto a Asraf. De Garó no descubrimos nada nuevo sino que constatamos lo que ha venido siendo en este GH: un egoísta, egocéntrco y clasista de tomo y lomo. Me gustó –perdóname GER– la intervención de Jorge Javier en este sentido, tanto antes de la expulsión como después en la entrevista. Que cuando entras ahí no eres ni más ni menos que nadie. A Garó, aún viendo los vídeos que lo dejaban bastante en evidencia, su egocentrismo no le dejaba asumir ni un solo hecho negativo. Que si era culpa de los otros, que el manido “no soy racista porque tengo amigos árabes”, que si, claro, es que si no ponéis todo el contexto… Garó se quiere mucho a sí mismo, y eso es bueno, pero igual un día se sube a su ego, se cae y se mata. En cualquier caso yo tampoco creo que sea racista ni xenófobo porque estoy convencido de que ante un gran erudito árabe, por ejemplo, ególatra y cultivado como él, haría muy buenas migas y nunca usaría ese “Vete a Marruecos o a hacer kebabs”. Lo suyo son armas arrojadizas para los que ve inferiores a él, no por raza sino porque él es él y muy pocos que no son él no son chusma.

De todos modos para mí ha sido un excelente concursante que en una primera fase nos mostro un Garó que no esperábamos, culto, pausado, con historias extraordinarias… Su talón de Aquiles sin duda fue la cocina. Se aferró a ella como si le fuera la vida en ello y ya empezó a dar muestras de su tiranía primero con Verdeliss, después con Asraf y poco a poco con todo aquél que le tosiera en sus labores culinarias. Al final se desató ese Garó del balcón que nos dio momentos a pares fantásticos como bochornosos.

Asraf, el héroe

Yo tenía el corasón partío en la expulsión de ayer porque Asraf dista mucho de ser un mal concursante. Le faltan muchas tablas pero es un buen metemierdé, bascula entre grupos y es un tipo del que nunca puedes estar seguro de cómo se va a mover. Y eso fue lo que le dio emoción a la noche de ayer. Como sabéis, ganó el título de jefe, lo que le otorgaba el poder del intercambio y tras las nominaciones tuvimos este panorama:

Makoke: 1 Miriam 2 Mónica 3 Koala
Aurah: 1 Tony 2 Koala 3 Mónica
Asraf: 1 Aurah 2 Tony 3 Makoke
Koala: 1 Mónica 2 Makoke 3 Tony
Miriam: 1 Tony 2 Makoke 3 Mónica
Mónica: 1 Tony 2 Makoke 3 Koala
Suso: 1 Makoke 2 Koala 3 Miriam
Tony: 1 Miriam 2 Mónica 3 Koala

Nominados provisionales: Koala (13), Mónica (11), Makoke (10)

A destacar que, por primera vez, Miriam no salió nominada. En parte gracias al ninguneo de Mónica que apuntó inteligentemente hacia otros objetivos. Ante esta terna inédita de nominados, Asraf tenía el poder de salvar a uno y meter a otro y, consecuente con sus propias nominaciones y por su relación dentro de la casa, salvó a Mónica y subió a Tony.

¡Habibi Asraf!

Yo que soy un poco de Mónica, aunque ha decaído en su papel de villana, ha pasado por una etapa de mueble y está entrando en otra de estoy como un cencerro, me alegré mucho de su salvación porque aunque sobre el papel los odios entre Mónica y Makoke están bastante repartidos nunca se sabe qué decisión pueden tomar los fandoms de Miriam, que arrazan por donde pazan y despejada la incógnita, todo apunta a que Makoke, que ya lleva en su cuenta un par de maletines (a 20-25.000€ por semana) será la próxima expulsada por amplio porcentaje.

Así queda la casa

La expulsión de Garó y consiguiente salvación de Asraf nos abre un nuevo escenario en la casa que podríamos decir que ha quedado dividida en cuatro grupos de dos, aunque con relaciones variables entre ellos. Por un lado el dúo irrompible entre Miriam y Koala; por otro, Suso y Aurah y su carpeta; del núcleo fuerte del grupo antes mayoritario nos quedan Tony y Makoke y, finalmente tenemos a Mónica y a Asraf que si bien no son el dúo más compacto, se entienden bien entre ellos y es de suponer que la salvación de Mónica por el marroquí afianzará más su relación. Una casa partida en cuatro como un pastel y que como bien pudimos ver en las nominaciones de ayer, bastante imprevisible de cara a futuras nominaciones. Los acercamientos/alejamientos entre ellos, sinceros o de conveniencia, serán la clave esta semana para definir lo que pasará en la próxima.

En definitiva, una gala que empezó mal y acabó trepidante. Cosa que compensó la audiencia con un espectacular 31% de share. Cada vez que escucho apagón, se me escapa la risa Jorge…

0

Acerca de Maroto

Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas