Una gala para llorar, unas nominaciones previsibles y una expulsión complicada

¡Buenos días calcetineros!

La gala de ayer se convirtió en un baño de lágrimas merced a las visitas de los familiares. Recuerdo otras visitas en otros GH en las que, de alguna manera se juntaba la emoción con el humor, poniendo a los familiares en situaciones más o menos cómicas o divertidas. Sin ir más lejos, en la reciente edición 15 todos recordamos a la abuela de Paula saliendo de una piña o a las amigas de las primas metidas en un coche dentro de la casa.

Pero ayer fue otra cosa. Más que convertir Gran Hermano en Sálvame, ayer se convirtió más bien en un una especie de Hay una cosa que te quiero decir -que casi tanto monta, monta tanto, estando JJ Vázquez en ambos- con escenas lacrimógenas por doquier.

Normalmente también las visitas de los familiares acostumbran a producirse con la edición más bien avanzada, con lo que uno entiende que tras casi tres meses de los concursantes afloren las emociones. Lo que ya cuesta entender es que tras solo 18 días en esa casa se monten esos dramones dignos de la peor telenovela. Como si nadie en este mundo se haya pasado un mes de vacaciones, haya enviado una postal y se haya quedado tan ancho.

Ojo, que no dudo que las reacciones sean sinceras, el problema es que si elegimos un perfil de concursante tan histriónico y sobreactuado nos encontramos con esto.

Personalmente la gala me pareció tremendamente aburrida y zapeable, no así a la mayoría de la audiencia. Ayer, la gala de Gran Hermano VIP subió 4 puntos, se quedó con una audiencia media del 29.3% y 3.996.000 de espectadores con un pico brutal de 5.285.000 espectadores en su minuto de oro. No hace falta que especuléis sobre si la subida de los familiares era para lavar la imagen de Belén, por esto o por lo otro: era para petarla en audiencia y arrebatarle el liderazgo del mes a Antena 3, que empezó la primera semana del año con dos o tres puntos de ventaja, que está celebrando su 25 aniversario y a la que el fenómeno GH VIP le ha ido recortando poco a poco esa ventaja inicial y hoy se encuentra ya dos décimas por debajo en lo acumulado del mes.

Un zas en toda la boca de Vasile a Lara. Belén y compañía son simple y meramente la manopla.

Con las nominaciones no nos equivocamos: decíamos ayer que una nominación normal sería la de Kiko, Laura y Fede como así finalmente fue. Sí que me sorprendieron un par de detalles. El primero, que reconozco que no tenía en absoluto previsto, fue que Ares, sin salir nominada, se llevó 2 puntitos en el zurrón. Si su relación con Ylenia se tensa -y puede ser que así sea pues la de las extensiones no solo la nominó sino que la envió de cabeza a la habitación infierno- puede ser interesante de cara a visibilizar a Ares como posible blanco de futuras nominaciones.

De esta guisa se quedó Ares al saber que iba a la habitación infierno
De esta guisa se quedó Ares al saber que iba a la habitación infierno

Otro dato curioso fue lo de Coman. El ecuatoguineano-vasco pasó de los 9 votos la semana pasada a los 0 de esta. Ya pueden proclamar los habitantes de la casa de que los aplausos y abucheos no les afectan que lo que flotó ayer en el ambiente tras su cambio de actitud respecto a Coman es que se habían hecho un poco de caquita tras los aplausos que recibió el moreno en la gala pasada y prefirieron no jugársela.

Las nominaciones, ya sabéis fueron para Fede, Laura y Kiko. No es una nominación transcendente, porque realmente ninguno de ellos aporta demasiado en la casa pero sí que es, al menos para mí, complicada. Yo tengo argumentos para echar a los tres:

-Si nos basamos en la premisa hay que echar a los palmeros de Belén, sin duda nuestra elección debe ser Laura. Aunque curiosamente Belén suda de ella, Laura, con su cruzada anti-Kiko le hace a la madama la rosca día sí y día también.

-Si, en cambio, preferimos el argumento hay que echar primero a los muebles, nuestro firme candidato es Fede. El chaval no es un mal tipo y esta semana si ha tenido alguna relevancia ha sido más por ser objeto de la paranoia de Víctor que sujeto activo en nada. Su paso por la casa se está limitando a cocinar y a besuquear a Ylenia.

-Y si preferimos decir que hay que echar cuanto antes a los más VIP que son los que pervierten nuestro GH, pues por supuesto que deberíamos optar por echar a Kiko, que a parte de este enfrentamiento que tiene a días impares con Laura tampoco es que esté dando muchas alegrías a la casa.

Os dejo la reflexión abierta y podemos debatirla en los comentarios. Como dije al principio de la edición, en esta, en principio, no voy a votar pero podemos hacer como que sí 🙂

En resumen y en definitiva, la gala de ayer fue un baño de lágrimas de transición mientras se va desintegrando poco a poco el buenrollismo del grupo que se unió en contra de Olvido y en el que poco a poco irán saltando chispas.

Os dejo con el recordatorio de la porra. Esta semana tendremos dos. Hasta el debate del domingo podéis apostar por cuál será el porcentaje ciego menor y hasta la gala del jueves por cuál creéis que será el siguiente expulsado.

La próxima entrada será mañana por la noche con la crónica compartida entre Soytuparaíso y Calcetineros. ¡Os espero!

Os dejo de extra bonus este bonito vídeo calcetinero que nos dejó Marcla en la entrada de ayer.

Acerca de Maroto

Imagen de perfil de Maroto
Gran Jefe Calcetinero. Desde GH 14 en este cajón.
Abrir la barra de herramientas